viernes, 24 de agosto de 2007

Lavadero público - Artesa.

Posted by Picasa

1 comentario:

Juan J. Carrasco Lozano dijo...

Los lavaderos en los pueblos nos hacen retroceder a una época no demasiado lejana en donde las lavadoras eran unos electrodomésticos de lujo y sólo al alcance de unas pocas economías domésticas. Por lo que la mayoría de las mujeres se llevaban la ropa a los lavaderos para hacer la colada, con sus pastillas de jabón grueso y aquellas tablas de madera - y también en el borde del lavadero - , en las que frotaban y frotaban la ropa, para más tarde aclararlas.

Ratos de complicidad y charlas que hacían que la colada fuera mas llevadera si cabe, pues el agua fría y la temperatura del exterior en el lavadero, no debían de hacer esta tarea muy cómoda.

Mientras tanto los niños que solíamos ayudar en el acarreo de la ropa, jugábamos por los alrededores y saltando el lavadero, con algún que otro resbalón que hacía que te cayeras dentro.

Cuando ya se pudieron adquirir las lavadoras, se fué dejando de ir a los lavaderos públicos - con razón - y se han quedado como testimonio del pasado.