sábado, 19 de enero de 2008

Ruta verde - Chóvar - Embalse de Ajuez, Barranco de Ajuez - Fuente Fresca - Minas de cinabrio - Collado - Nevera de Castro - Chóvar

Es difícil seleccionar y elegir una ruta sobre otra pero esta semana me apetece conocer la población de Chóvar municipio de origen árabe, de unos 400 habitantes, situado en la comarca del Alto Palancia, en las estribaciones del Parque Natural de la Sierra de Espadán (de hecho todo su término municipal se encuentra dentro del Parque) y sobre la ribera izquierda del río Palancia.
Sus lindes son, al SE la población de Aín y al E la de Azuébar, por Levante lo limita el partido judicial de Nules y por el S el de Soneja. Su término lo cruza la Rambla de Chóvar y algunos modestos barrancos. A mencionar el Barranco del Carbón, Bellota y El Enebral.
Por carretera desde Onda está a unos 45 Kms. en dirección a Vall de Uxó, y sin desviarse a las grutas de San José, en dirección a Segorbe, y en el primer cruce a la derecha nos acogerá la población de Chóvar.
Esta distancia necesita de un mayor esfuerzo (es decir madrugar aún más para salir ya a las 8 desde Chóvar), aparcado el coche en un aparcamiento habilitado cerca de un pequeño parque infantil a la entrada de Chóvar, inicio mi caminata en una mañana fría y oscura. Cruzo la población obedeciendo a los paneles informativos de esta Ruta verde y nos encontramos con un poste de madera con unas flechas direccionales, que nos anuncian de la apretada ruta elegida:
Embalse de Ajuez, Minas de Mercurio y Fuente Fresca.
Alcanzo el Embalse de Ajuez, el nombre de Ajuez procede de un vocablo árabe cuyo significado es"tierras comunales dedicadas al pastoreo".Este Embalse se considera una de las escasas zonas húmedas del Parque Natural, pues sus aguas recogidas del Barranco del mismo nombre - Ajuez - son de un gran valor para la fauna. Si observamos el Embalse veremos que hay un pequeño muro, pues ese muro pequeño ha evitado que se cubra el Embalse de los muchos sedimentos que arrastran las lluvias torrenciales.
Dejamos atrás el Embalse de Ajuez y continuamos ascendiendo por el Barranco de Ajuez, nos vamos internando en un bello bosque bien conservado de alcornoques , donde se respira un oxigeno de excelente calidad - como lo atestiguan los abundante líquenes, en sus diferentes sustratos en troncos y rocas - , la presencia de líquenes sirve de referencia por su color y tamaño y sustratos, de la calidad del aire y ausencia de contaminación.
Me siento satisfecho por la belleza del paraje y me tomo un autorretrato fotográfico como puedo, y una vez retomado el camino me cruzo con unos senderistas, por lo que les pido me hagan una fotografía junto a mi árbol fetiche -alcornoque- y Arturo, que así se llama uno de los senderistas, inmediatamente me la hace - gracias Arturo, espero que tuvierais buena mañana en la montaña -. Por el barranco y rodeado de alcornoques, se alcanza la Fuente Fresca, se trata de un paraje fresco y húmedo, tanto que los helechos, se desarrollan en gran tamaño, hasta tal punto que ocultan la fuente y la rodean. La terminología de la Fuente Fresca, por lo que me he podido informar, significaba: alegre y jovial, haciendo honor a la forma de manar del agua y su sonido - En VideoBlog encontrarán un pequeño clip de la misma - al discurrir por el barranco. Con el fin de contagiarme totalmente de esta alegría y jovialidad, me dispuse a tomar mi austero desayuno junto a la Fuente Fresca, en pleno barranco y rodeado de helechos, y con el sonido del agua de la fuente y el canto de los pájaros, ... no tengo palabras para describir la sensación que se apoderó de mí ante tanta naturaleza a mi alrededor en sentido puro,... qué paz y tranquilidad, qué sosiego y qué privilegio poder disfrutar de aquello que se me daba, a este intruso de la montaña... sentado sobre unas rocas del barranco y bebiendo de aquella fresca agua que manaba ante mí, para mayor disfrute de mis sentidos, no les miento si les digo que no lo cambio ni por el mejor "hall" ni exquisita restauración de un hotel de gran lujo. Esto si que es un lujo. Esta Fuente Fresca, me consta, es un enclave muy apreciado por los habitantes de Chóvar y por aquellos que lo visitan. Les invito desde estas líneas a que disfruten de este paraje sin igual y además las aguas que de aquí manan, son aguas sin cal, pues sus aguas discurren por piedras de rodeno y son muy valoradas por sus propiedades para paliar dolencias del riñón.
Continuamos y dejamos atrás a la Fuente Fresca - mi cantimplora está llena -y podemos comprobar como estamos mas alegres y joviales después de un buen trago de su agua. Falta va a hacer, pues la ruta es larga y pesada.
El itinerario continúa ascendiendo y permite disfrutar de espléndidas vistas de los cortados rocosos y de color rojizo intensos y con matices, en el Barrando de Ajuez. Atravesamos un gran canchal, para desviarnos hacia la izquierda y en sentido descendente, vamos a buscar las minas de cinabrio - mineral, del que se obtiene el mercurio - conocidas, popularmente hablando, como minas de mercurio y también como las minas de El Enebral (así llamado este barranco por la abundancia de enebros). Descendemos y nos encontramos con el complejo minero (mi memoria evoca las tardes de cine viendo las películas del Oeste americano, con aquellas minas que nos enseñaban en las películas), por lo que mi curiosidad e ilusión eran grandes, observo allá adelante un viejo vagón - ya cansado de tanto peso - , raíles en su posición y otros mas acompañados y la boca de la mina, casi sellada junto a los restos de unas construcciones anexas de un tiempo ya pasado. Estas minas se cerraron por su alta peligrosidad y mortandad de sus mineros, según conversaciones mantenidas con vecinos de Chóvar que recuerdan lo que se decía de ellas.
La mina llamada "El Socavón" fue la última explotada en Chóvar y se cerró en el año 1966.
Ascendemos, para continuar por la pista que llevábamos antes del desvío a las minas de mercurio. Observamos, un pico de antenas, se trata del Puntal del Aljub de 948 metros de altitud y que sirve aprovechando su emplazamiento y altitud,como pico de vigilancia contra incendios.
Viendo este pico y ascendiendo como voy (es una forma de decir que estoy bastante cansado), tengo ya ganas de alcanzar el enclave de la Nevera de Castro, esta posibilidad alarga la duración del recorrido aproximadamente una hora más (no me importa, estoy totalmente entregado a la montaña) si hubiera elegido el itinerario principal hubiera continuado por la derecha, ya enlazaré después por arriba, una vez visitada la Nevera de Castro.
Una subida fuerte me espera por sendas pronunciadas hasta alcanzar la Nevera - este tipo de construcciones son una prueba evidente del antiguo comercio del hielo y que tuvo su desarrollo en la Comunidad Valenciana durante el siglo XVIII. Según los entendidos en la materia, la Nevera de Castro, es la más espectacular de todas las que ha habido (ésta se ha restaurado totalmente en el año 1994, tal y como consta en la inscripción en la cubierta de la misma).
Me parece importante esta Nevera y forma parte del Patrimonio Humano en estas tierras por lo que considero de justicia realizar un amplio y extenso reportaje fotográfico de la misma.
Una pareja de senderistas de Valencia me encuentro en la Nevera, nos presentamos, fotografiamos, y comentamos nuestras respectivas rutas y experiencias al mismo tiempo que decidimos tomar un pequeño descanso. Con un poco de fruta tengo bastante y decido reanudar mi caminata, ellos se quedan a reponer fuerzas dando buena cuenta de la fiambrera que llevaban, me despido y continúo ascendiendo para enlazar mas tarde y por arriba con la ruta del itinerario principal.
Descendiendo y ya encajado en el barranco para nuestro regreso puedo disfrutar de magníficas y espléndidas vistas de los cortados que dibujan el Barranco de Ajuez, hasta regresar de nuevo al Embalse del mismo nombre, no dando por finalizada esta Ruta verde, seleccionada esta semana en Caminatasalas8, hasta que no visite la población de Chóvar, por lo que dirijo mis pasos hacia el pueblo para disfrutar, a pesar de mi cansancio, de sus calles y gentes.
Preguntando por el Horno-Panadería me indican y a pesar de estar cerrado me abren las puertas de su casa y me atienden ! esta es la hospitalidad de las gentes de nuestros bellos pueblos, esta es la hospitalidad de Chóvar!, en el despacho del pan, compro productos típicos para llevar a casa y entre ellos los famosos "sequillos" de Chóvar, que son una suerte de merengues pequeños que tardan tres días en secarse, para comérselos así, y que se "pintan" a mano uno a uno y se espolvorean por encima. Deliciosos, pregunten en mi casa...
Senderistas: Ruta realizada en solitario.
Sin incidencias.
Experiencia personal importante en un entorno de la naturaleza en estado puro y que he disfrutado.
Me declaro un enamorado de la Sierra de Espadán, pero además esta ruta me ha hechizado en su conjunto.
Les invito a Uds a que se animen y salgan ahí afuera, les está esperando y les acogerá en un cálido abrazo.
Hasta la semana próxima.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

A ver si citamos las fuentes documentales de donde se extraen algunos datos y se enmascaran otros.

Juan J. Carrasco Lozano dijo...

Estimado Anónimo, lamento que no se identifique al final del comentario pues me permitiría dirigirme a Ud. por su nombre, en cualquier caso en mi blog, se publican todos los comentarios recibidos y se contestan.
Le sugiero que entre a visitar la sección BIENVENIDOS en la que encontrará el enlace al Parque Natural de la Sierra Espadán, y que como una declaración de intenciones consta a los largo y ancho del blog. Así también como en la barra lateral del blog, encontrará enlaces de interés, en los que este blogger se basa para recoger información contrastada al margen de mis sensaciones y percepciones al realizar la ruta descrita.
Además dice que se enmascaran otros..., mire si está enmascarada que hasta respeto y reproduzco el título de la Ruta por la Sierra Espadán, tal y como en el Parque Natural dice: RUTA VERDE: CHÓVAR.
Le agradezco su interés por el blog y comentario recibido, esperando sinceramente, contar con nuevas visitas suyas.
Saludos.