domingo, 2 de enero de 2011

Ribesalbes - Pueblo de la cerámica

El municipio de Ribesalbes pertenece a la comarca castellonense de la Plana Baixa. Tiene su núcleo urbano en una ladera de un monte que por el Norte domina la población, deslizándose hacia el cauce del río Mijares, por su margen izquierdo y junto a la cola del Pantano de Sitjar.

Su origen árabe y la larga permanencia a lo largo de los siglos de los moriscos se pueden comprobar en el trazado de sus calles estrechas y concéntricas. La tradición árabe está unida al nombre de Ribesalbes, en un principio artesanal y artística y ahora industrial, pues se le ha considerado siempre, como la principal actividad económica de la población.

La cerámica artística de Ribesalbes nace en el siglo XVIII de la mano de Josep Ferrer (nacido en Alcora) ceramista que funda en Ribesalbes la primera fabriqueta de loza en 1781, hasta la actualidad, en la que todavía perdura esta tradición artesanal. Forma parte del triángulo de la cerámica junto a los municipios de Onda y l´Alcora.

En esta ocasión nuestra propuesta es mas urbana que senderista aunque participa de lo mejor de cada una de ellas pues nos va a permitir en un agradable paseo disfrutar de la esencia de Ribesalbes compartiendo en esta jornada, además, de nuestra amistad y experiencias.

Desde la Plaça del Mercat entraremos en el casco urbano para visitar la Iglesia Parroquial dedicada a San Cristóbal Mártir, templo del siglo XVIII, cuyas piedras talladas son originarias de una cantera bastante desconocida y próxima a la población.

En nuestro recorrido unos preciosos paneles cerámicos nos enseñarán el proceso completo de la cerámica artística. Conoceremos el Aqüeducte del Barranc de Martí, construido en el siglo XVIII y de un solo ojo, de indiscutible valor y utilidad pues servía para transportar el agua hasta los huertos cercanos a la población. Restaurado en el año 2007 y bajo Protección Municipal. Este Acueducto junto al Pantano de Sitjar forman parte de la Cultura del Agua en la Historia de Ribesalbes.

Alcanzaremos el punto más alto de nuestra ruta al llegar a la Fuente de Bruno o Font dels tres “Chorros” junto a las ruinas de las antiguas fábricas del barranco industrial y sus viejos Forns Moruns (Son hornos de ladrillo, cilíndricos y abovedados que se utilizaron hasta la década de los años 70, del siglo XX, para cocer la cerámica). Estas obras constituyen un ejemplo único de arqueología industrial en la provincia de Castellón y lamentamos su abandono y olvido en el que se encuentran.

Descenderemos junto al Lavadero Público, que todavía no ha caído en total desuso, mientras contemplamos en lo alto de una colina la bella estampa de la Ermita del Cristo del Calvario.

Y casi sin darnos cuenta por lo amable del paseo y disfrute de sus angostas y empinadas calles nos sorprenderemos ante la Casa Baronía, que fue residencia del Barón de Ribesalbes hasta mediados del siglo XIX. Se trata de una casa solariega que en la época árabe fue un castillo y en época cristiana, palacio, antigua capilla del pueblo así como la prisión. Destaca en su fachada el escudo nobiliario de Ribesalbes. Hoy ha sido restaurada con muy buen gusto para convertirse en el Museo de la Baronía, Cerámico y Paleontológico.

Disfrutaremos con intensidad de las colecciones paleontológicas halladas en el yacimiento local a cielo abierto en el Paraje de “La Rinconá” (único en toda la Comunitat Valenciana, que se caracteriza por la categoría de conservación de los fósiles y que data del período Mioceno con una antigüedad de unos 20 millones de años) y actualmente abandonado. Este yacimiento correspondía a la explotación que desde 1892 se venía haciendo de la Mina “Concha” y de la que se extraían esquistos bituminosos hasta 1962 en que se cerraron las instalaciones al no ser rentable su explotación. Aún se pueden observar los restos de una construcción del carril de la vía que unía la Mina con la Instalación Minera propiamente dicha (en su emplazamiento exacto se encuentra una fábrica de azulejos).

Por último, y no por ello menos importante, nos espera una sorprendente exposición y colección cerámica de los diferentes talleres en la que encontraremos piezas, herramientas y útiles necesarios para la producción artesana de la cerámica que han heredado la tradición de las antiguas fábricas.

Un paseo junto al río Mijares nos llevará hasta el yacimiento paleontológico de "La Rinconá" y desde aquí y tras una pequeña caminata por monte bajo conoceremos la cantera donde se extraían las piedras que mas tarde serían talladas para la Iglesia Parroquial.

En definitiva una ruta con un alto contenido cultural y etnológico muy recomendable.

Senderistas: Vicente, Pascual, Zaida, Maite, Fernando y el autor.

Les invito a visitar la galería fotográfica de esta ruta.

Nota: El Track de esta ruta está disponible en la pestaña Mi Wikiloc - Rutas en GPS.

2 comentarios:

LoscaminosdeBilbo dijo...

Felicitarte por la divulgación y mejores comentarios de las rutas por Ribesalbes
Un abrazo

Juan J. Carrasco Lozano dijo...

Gracias, amigo Vicente, lo hago con mucho gusto. Y sabes, también, que me gusta compartir con los amigos. Un abrazo.