domingo, 5 de octubre de 2008

Chóvar - Puntal de L´Aljub - Pico Bellota - Chóvar

La población de Chóvar tiene integrado todo su térmimo municipal dentro del Parque Natural de la Sierra de Espadán y pertenece a la comarca castellonense del Alto Palancia. Orientada hacia el mediodía, cercana a la montaña mediterránea y situada a 408 msnm, sus calles estrechas y empinadas recuerdan, en su trazado, su origen árabe.
Su caserío de color blanco y las calles empinadas son fiel reflejo de los orígenes moriscos de los pueblos de la Sierra de Espadán.
Sus lindes son al SE, de Aín y al NE de Azuébar. Por levante lo limita el partido judicial de Nules y por el SO, Soneja.

A unos 40 km desde Onda, atravesando La Vall de d´Uixó, travesía de Alfondeguilla y por la CV-219 entraremos en Chóvar.

En la primera entrada al pueblo y a la derecha veremos un área recreativa que nos permitirá dejar bien estacionado nuestro vehículo. Desde aquí y por la Calle Era, siguiendo las señales del PR, llegaremos a la calle Larga donde nos sorprenderá la Fuente del Abrevador o de San Antonio Abad, por su fuerte y contrastado impacto visual, blanco y azul; alcanzamos la carretera CV-219 y después de pasar el transformador a la izquierda nace un camino asfaltado (con señales del PR), que ya nos encauzará por esta ruta.

Por este camino cementado se cruza el Barranco Carbón sobre un pequeño puente con barandilla metálica y pintada de color verde; se puede acceder, también a este puente, por un camino anterior desde la CV-219, que nace a la izquierda y que pasa junto a la balsa de Abajo (izquierda) y pasa junto al lavadero público de Chóvar (derecha) donde se pueden ver antiguas marcas rectangulares y de color azul.

Desde este corto puente ya se va adentrando el camino en la montaña donde vemos la primera referencia importante en esta ruta, se trata de un magnífico alcornoque, cuya silueta se recorta hacia el N y en la línea montañosa que se divisa alzando la vista.

Con atención y a la derecha, después de un corto trecho recorrido, veremos una fita de piedras (que he reforzado) con unas señales casi imperceptibles del PR-63.6 en una roca, que nos informa de una ascendente y pronunciada senda por la ladera del Alto, que nos permitirá ir divisando, hacia el E, el blanco caserío de Chóvar.
El Pico Bellota ya es visible y aparece hacia el NO. Hacia el N las antenas del Puntal de L´Aljub ya se distinguen.

Esta senda serpentea a duras penas en un plano inferior a la densa vegetación que pretende taparla, unos crecidos enebros nos acompañan, junto a unas encinas con sus bellotas todavía verdes. Al final de la senda conectaremos con una pista, que se bifurca, pero que está perfectamente señalizada con el PR, siendo la dirección correcta hacia la izquierda, rechazando el camino de la derecha.
Esta horizontal y cómoda pista nos conducirá a un sendero que nace a la derecha de nuestra marcha (fita de piedras reforzada) que nos obliga a ascender hasta alcanzar un buen alcornoque (referencia aludida al principio) y rodearlo para continuar con la caminata. Desde esta altura ya hay bellas vistas del Pico Bellota, Barranco de Bellota y el valle que conforman. Continuamos ascendiendo sin dificultad, la senda es visible, bien señalizada, con algunas trincheras cercanas, y con piedras sueltas y muy rocosas a veces, hasta alcanzar un erosionado repecho, por las aguas que recibe.
Acabamos de alcanzar una nueva pista y a la derecha, vemos, una carretera que conduce hasta el Puntal de L´Aljub (Puntal del Aljibe), que frente a nosotros asoma, con sus características antenas. Se encuentra emplazado en el término municipal de Eslida.
(Si decidimos ir directamente hacia el Pico Bellota, iremos por la izquierda de esta nueva pista, hasta que nos encontraremos con una senda a la derecha que asciende y nos lleva a una encrucijada de senderos).
Por la carretera y caminando por la izquierda vamos disfrutando de las panorámicas que nos facilita nuestra altitud. Después de un duro trecho alcanzamos el Puntal de L´Aljub (944 msnm) y vamos descubriendo las enormes antenas que lo caracterizan.
Efectivamente, debido a su emplazamiento y altitud, pertenece a la Red de Observatorios Forestales en la provincia de Castellón, siendo un importante pico de vigilancia contra incendios.
Un poste de madera con señal de ubicación y flechas direccionales del PR, se encuentra próximo a la senda a seguir, junto a la alambrada que protege el complejo del Observatorio Forestal. Saludamos desde esta posición al vigilante forestal que ocupado está en sus tareas.
Máxima precaución pues la senda es mínima y hay que pasar entre la alambrada y la amenazadora verticalidad del Puntal..., hasta que la montaña vuelve a ser ella misma con vegetación abundante y firme mas seguro.
Nos encontramos cresteando por la Solana de Bellota por una senda muy bien definida y con buenas señales del PR, que nos permite disfrutar de un paisaje montañoso a ambas vertientes y como objetivo próximo, el Pico Bellota al que nos vamos aproximando, por una orografía abrupta , quebrada, con riscos y desfiladeros, por la que discurre la senda entre unos buenos ejemplares de pino rodeno.
Se ven perfectamente: Cerro Gordo, el pico de la Rápita, el pico Espadán, Gurugú, Peña Pastor, Collado de Ibola, Pico Batalla, Collado de Barres o Loret..., nos quedamos extasiados por tanta belleza en un soleado día de otoño y ante el silencio y la soledad de la montaña, que hacen que las sensaciones se multipliquen y aumente nuestra felicidad.
Encontramos unas trincheras de la guerra civil en la ladera izquierda de la Solana de Bellota y desde esta posición divisamos un mojón de piedras y un poste de madera con flechas direccionales del PR. Al aproximarnos, observamos que se trata de una encrucijada de senderos: a la derecha el sendero nos llevaría al Collado de Barres o Loret; a la izquierda será el sendero que tomaremos de regreso a Chóvar; si continuamos el sendero que llevamos nos llevará al Pico Bellota y por último por el que venimos que les llevaría al Puntal de L´Aljub. Hay también, dos mojones de hormigón (MP 5).
Así pues continuamos por el sendero que llevamos hacia el Pico Bellota y pronto observamos que no hay señales del PR, en cambio nos tutelan fitas de piedras y señales de pintura blanca, que nos relajan y permiten que disfrutemos del fantástico paisaje lleno de contrastes entre las rocas y la vegetación que nos rodean.
Alcanzamos un poste de madera con señal de ubicación, que nos informa que nos encontramos en el Pinar del Retor, y flechas direccionales de madera que nos orientan hacia el Collado de Peñas Blancas, en el mismo sentido a nuestra marcha y hacia Chóvar, por la encrucijada de senderos anteriormente citada.
Cruzamos por el Collado de Chóvar, donde se encuentra apostado un cazador de jabalíes quien me informa que son una cuadrilla de 6 ó 7 cazadores por la zona; le indico la conveniencia de que avise por la emisora a los otros cazadores y de nuestra dirección hacia el Pico Bellota, le agradezco que llamara enseguida, sin duda ha sido un pequeño contratiempo, para ambos...
Continuamos asistidos, en todo momento, por las fitas de piedras que nos llevan sin pérdida por el sendero adecuado, unas veces a la sombra de la vegetación y arboleda y otras al espacio abierto, donde se divisa un mojón de piedras desmoronado. Sin perder de vista las fitas de piedras que se insinuan en los lugares mas visibles del sendero, alcanzaremos, la cumbre del Pico Bellota (956 msnm).
La cima es sorprendente pues está totalmente salpicada de grandes bloques de rodeno formando caprichosas formas que recuerdan a la proa de una nave asomada al vacío de los valles y como si navegáramos desde el Pico Bellota, surcamos con la vista las magníficas panorámicas que se nos brindan. Hacemos un ejercicio y vemos que se puede completar visualmente casi toda la ruta realizada.
Una vez colmada nuestra satisfacción desde esta cumbre volvemos sobre nuestros pasos hasta la población de Chóvar, donde paseamos por entre sus calles, antes de regresar a nuestro vehículo.
Magnífica ruta plena de paisajes y contrastes, en una dura y larga caminata, en la que se han culminado dos cumbres por encima de los 900 m (en una sóla jornada) lo que nos llena de satisfacción y nos ha puesto a prueba en muchos sentidos.
Ruta realizada en solitario.

No hay comentarios: