lunes, 28 de abril de 2008

Uno de los puentes en el Paseo de Los Baños en Montanejos, sobre el río Mijares


Piscinas Naturales, 25º


Baños árabes (Siglo XIII), ruinas


Ruinas de los Baños Árabes (Siglo XIII) que ordenó construir el último gobernador almohade de Valencia Zayd Abu Zayd, para mantener siempre bellas y jóvenes a sus favoritas, conocedor como era, de las propiedades curativas en el organismo y del embellecimiento de la piel, de las aguas termales.

Cuenca del río Mijares


Valle del río Mijares, zona de baños


Leyenda


Manantial de la Fuente de Los Baños


Panel cerámico, Fuente de Baños


La Cueva de San Pedro


Vista panorámica del Norte de Montanejos


Vista de Montanejos desde el Cinglo de Los Castillejos


Roquedo en el Cinglo de Los Castillejos


Morrón de Campos


Precipicio hacia el barranco de la Maimona


Azul y verde


Zona para escaladores experimentados


Vista desde arriba del barranco de la Maimona


Bifurcación de senderos


Flechas direccionales


Puente Nuevo de Montanejos


Contrastes en una espléndida mañana


Nuestro recorrido


Paredón en el barranco de la Maimona


Cueva de la Maimona


Perspectiva del barranco de la Maimona


Desfiladero


En el barranco de la Maimona


Postes informativos


Montanejos


domingo, 27 de abril de 2008

Montanejos - El Barranco de La Maimona - Senda Cinglo de Los Castillejos - Fuente de Los Baños - Montanejos

La ruta de esta semana nos lleva hasta Montanejos, perteneciente a la comarca del Alto Mijares y en el interior de la provincia de Castellón, a 418 msnm y donde el río Mijares se ensancha en una pequeña hoya. Su término municipal limita por el Sur con el de Montán, por el Norte con Puebla de Arenoso y Arañuel, por el Este , Arañuel y Cirat y por el Oeste, Fuente de la Reina y Puebla de Arenoso.

Cuenta en su término municipal con la pedanía de La Alquería. Tres ríos: Mijares, Montán y Maimona, rodean esta localidad formando una serie de puntos de gran atractivo como lugares de excursión.

Población de origen árabe que nace con la fundación de La Alquería. El casco urbano de Montanejos nace posteriormente. Mantiene su población morisca hasta 1609 año en el que se decreta su expulsión, fue repoblada por aragoneses, como el resto de la comarca, hecho histórico que se refleja en su lengua y cultura actual.

Desde Onda por la CV-20 a unos 40 Km por carretera, aproximadamente.

Se trata de un pueblo muy conocido y que apreciamos mucho los montañeros, tanto por la belleza de sus parajes naturales - altos montes, murallones rocosos, abruptos barrancos, cañones, desfiladeros, ríos, fuentes, roquedos... - como por el elevado número de manantiales situados en las proximidades del río Mijares: de los Baños, la Zorrica, la Cerrada, el Señor y la Pechina.


Montanejos es un punto de encuentro fundamental para los aficionados al senderismo, pues por Montanejos pasa el sendero internacional de gran recorrido GR-7, que une este municipio con Villahermosa del Río y Sant Joan de Penyagolosa, en dirección noroeste, y con Montán y Bejís, rumbo al sur. Además, de Montanejos parte otro Sendero de Gran Recorrido, el GR-36, que atraviesa toda la Sierra de Espadán, pasando por Torralba del Pinar y Villamalur y concluyendo en la Vila Vella y Nules (Plana Baixa).


Iniciamos la ruta en el cercano Barranco de la Maimona, en el río Maimona (afluente del río Mijares), imponente y angosto desfiladero flanqueado por unos paredones de más de 150 m de altura que hacen de la escalada la práctica deportiva reina en Montanejos. Aparece rodeado de altos montes, que se elevan casi hasta los 1.000 m, son estribaciones de la sierra de Espadán y entre los cuáles destacan La Rosada y el Pico Morrón de Campos.


A nosotros nos impresiona ir encajados en este maravilloso barranco y que nos permite disfrutar de nuestra práctica de senderismo, a medida que vamos avanzando descubrimos una serie de pozas, que podemos ir sorteando, hasta que después de mas de una hora hora dentro del barranco nos hayamos ante una poza que no podemos pasar - enclavada perfectamente entre los murallones rocosos - no había espacio físico y seco para vadear - lo que nos impidió avanzar y con tristeza y resignación, tuvimos que retroceder sobre nuestros pasos (la única forma era cruzar la hoya y los senderistas no tenemos equipo apropiado para ello). Se trata de un barranco que sólo lleva agua en algunos momentos del año, principalmente primavera y otoño, y esta primavera no iba a ser diferente.

A pesar ello, trepo un buen rato, alrededor de la poza, para ver si existe algún paso superior pero a medida que voy ascendiendo me tengo que convencer de que no es posible, por lo que extremando las precauciones al máximo, consigo descender hasta el desfiladero y recoger mi mochila y bastón, convencer al compañero de que no hay nada que hacer, y seguir disfrutando de este barranco en nuestro regreso hasta el puente sobre el río Mijares.


Intercambiamos impresiones con unos montañeros que se preparaban para la escalada y nos confirman que, efectivamente, hay que cruzar la poza para terminar de cruzar el Barranco de La Maimona (estos deportistas practican barranquismo y escalada y ya les ha tocado cruzar a nado o vadear estas pozas, alguna que otra vez). Por nuestra parte lo intentaremos, más adelante, cuando el Barranco de La Maimona nos lo permita y dentro de nuestras posibilidades.


Desde el puente del río Mijares, nos dirigimos por un paseo habilitado para ello - paseo paralelo a la carretera que va a Puebla de Arenoso - hasta un monte que rodea el Barranco de La Maimona, desde el que sale una senda en ascenso a la izquierda. El inicio está señalizado mediante un poste y flechas direccionales de madera, al poco de ascender nos encontramos con una bifurcación - a la izquierda: la Senda Cinglo de Los Castillejos , a la derecha: Cueva Negra y Sendero La Bojera. Pico Morrón de Campos y Sendero de Los Estrechos.

Tomamos la senda de la izquierda, se trata de un ramal del sendero de La Bojera y que nos llevará por la parte superior del Barranco de La Maimona, hasta la cumbre.

Lo primero que nos encontramos es un corto y poco denso pinar, superamos numerosos escalones rocosos y a nuestra izquierda (SO) y en paralelo a nuestros seguros pasos, se encuentra el Barranco de La Maimona. Ya vamos percatándonos de la altura que vamos cogiendo y la dureza de la ascensión, afortunadamente las magníficas vistas panorámicas que nos recrean los sentidos, aligeran nuestro cansancio.

Unas estacas de madera y con señales de pintura blancas nos informan, así como los montoncitos de piedra que vamos encontrando, como balizas que son, de nuestro correcto recorrido y otras que pretenden acotar la superficie segura y del interior con respecto a la superficie mas externa y hacia el precipicio del Barranco de La Maimona - hay un cartel informativo de Placas del Sol -que ya nos informa de la "frontera" que no se debe traspasar pues salirse de nuestra senda supone acercarse al borde del precipicio - exclusivo para experimentados escaladores -, nos detenemos para observar la peligrosidad de la situación y reanudamos la marcha segura y firme hacia la cumbre. Podemos oir el eco de las voces de los escaladores que poco antes hemos conocido y entablado conversación, creyendo que de un momento a otro pueden aparecer delante de nosotros...

Cuando alcanzamos el punto cimero de la cumbre (la último estaca de madera lo atestigua) la altitud nos permite diferentes puntos de observación del Barranco de La Maimona y su privilegiado entorno natural, con vistas extraordinarias a los parajes naturales que nos rodean, como son el dique de contención de aguas (Embalse de Arenoso), la Senda La Bojera y por encima de ella, por su elevada altitud, vemos el monte La Rosada, la Senda de Los Estrechos y el Pico Morrón de Campos.

Y observando estábamos cuando, de pronto, irrumpe en escena un buitre, sobrevolando nuestras cabezas, y con sus puntas características en las alas. Pronto se cansa de nuestra compañía y se aleja barranco arriba.

Nos deleitamos en la cima, compruebo mi termómetro que alcanza los 34º a las 11:30 h y decidimos regresar extremando la precaución pues el desnivel es importante.

Senda Cinglo de Los Castillejos, magnífica, extraordinaria, con personalidad propia pero apta sólo para senderistas habituados a la montaña, pues su fuerte ascenso disuade a las primeras de cambio.

Una vez en la carretera, por el paseo que habíamos abandonado, nos dirigimos a la Fuente de Los Baños. Se trata de un generoso manantial y sus aguas tienen una agradable temperatura constante todo el año, 25º, por lo que están calificadas como Hipotermales.

Un agradable paseo nos llevará a este enclave que se encuentra muy próximo a las aguas del río Mijares, en un entorno natural singular, pues la formación de piscinas naturales, que suponen una excelente zona de baño, hay que añadir que en la actualidad se encuentra toda esa zona del río Mijares, acondicionada como merendero y juegos, de una margen del río a la otra unos bonitos puentes de madera, con cables de acero tensados, nos permitirán cruzar y disfrutar del curso de las aguas y del valle.

En la margen derecha del río Mijares, se pueden identificar las ruinas de los Baños Árabes (Siglo XIII) que el rey Zeit Abu Zeit, ordenó construir para el uso y disfrute de sus favoritas, puesto que ya conocía las propiedades de las aguas termales y su acción, sobre el organismo y el embellecimiento de la piel.

Una cómoda y placentera, ya excursión, por el Paseo de Los Baños, nos acercará al pueblo de Montanejos, donde damos por finalizada la ruta, tan apretada como variada.
Población de Montanejos, de la que no nos despedimos aún, pues muchas son sus rutas y vastos y espléndidos sus parajes, pendientes de ir descubriendo para poder compartirlas con Uds., asiduos visitantes de Caminatasalas8.

Senderistas: Vicente Gimeno y el autor.
Sin incidentes.