domingo, 6 de julio de 2008

Mojón del Barranco de Agua Negra


Hacia el Barranco Malo y por el Barranco de Agua Negra


Continuación del sendero por el Barranco de Agua Negra


Roquedal


Caminando por el Barranco de Agua Negra


Placa informativa, Barranco de Agua Negra


El Cerezo, Cerasus avium


Fuente de la Parra


Punto Geodésico de Espadán (1.042 msnm) y la Rápita (1.106 msnm)


Desde la cumbre


Pico Espadán


Pinos, raices y rocas




Collado


Senda escarpada


Placa informativa - Pico Espadán


A vista de pájaro


Mis bártulos


Microrreserva de flora


Pista hacia el Espadán


Pista y almendros


Placa informativa




Enlazando con la pista, fita y flechas direccionales


Senda inquieta




Fuente de la Calzada


Fuente de la Calzada - Pico de Espadán - Fuente de la Parra - Barranco de Agua Negra

Esta ruta, es una combinación, de varias que se pueden hacer en esta maravillosa Sierra de Espadán. Vamos a conocer dos fuentes, la cima del Espadán y un fantástico barranco, lo que no está nada mal. Iremos desarrollando otras rutas, de modo y manera que se puedan complementar y ampliar a gusto del senderista y si las fuerzas acompañan.
Tengan la certeza de que sea cual sea el tramo o ruta que elijan estarán en un entorno privilegiado del que se disfruta muchísimo, o al menos así se lo deseo.
Vamos a tomar la carretera CV-215 que transcurre entre Alcudia de Veo y Algimia de Almonacid. Al entrar en Alcudia de Veo, a la derecha, nos desviaremos hacia Algimia, pasamos el puente, y recorreremos aproximadamente unos 6 Km hasta que veremos a la derecha unas flechas direccionales y a la izquierda una flecha direccional, que nos informa, "Fuente de la Calzada", junto a un paso cortado por una cadena (para evitar que los vehículos bajen a la zona de recreo y acampada que nos encontramos junto al Barranco de la Hoya).
Mucha precaución, al ir deteniendo el vehículo e irse posicionando..., se puede aparcar en el arcén pues hay espacio, ajustado, pero se puede dejar el coche en el arcén y fuera de la carretera y junto a las biondas metálicas.
Descendemos unos metros y encontraremos unos puentes de madera que cruzan el lecho del Barranco de la Hoya. Buscamos el puente mas cercano en dirección a Alcudia de Veo y lo cruzamos, estamos rodeados de cerezos en una senda amplia y cómoda que serpentea ascendiendo amablemente.
Mas adelante nos encontraremos una bifurcación de sendas rechazando la de la derecha y que desciende al Barranco de Agua Negra (he colocado una baliza / fita de piedras) para continuar la senda de la izquierda y que nos lleva al lado de un corral abandonado. Ascendemos por una senda con importantes desniveles y tramos irregulares a su paso hasta que enlazamos con la pista (nueva fita de piedras) y enfrente veremos unas flechas direccionales que nos informan de la dirección a seguir hasta nuestro próximo objetivo "Pico Espadán".
Por la pista ancha y polvorienta caminaremos flanqueados por almendros inclinados ligeramente hacia nosotros como señal de hospitalidad y bienvenida hasta que alcanzamos una bifurcación de la pista - rechazamos la de la derecha y descendente, que nos llevaría a la Fuente de la Parra - para continuar rectos y en ligero ascenso. Muy pronto cambia el paisaje y cuando menos cuenta nos damos ya estamos rodeados de elegantes Quercus suber, flanqueando la pista y formando masas boscosas por doquier. Como ya conocemos el alcornoque (Quercus suber) requiere de abundante humedad y suelos ácidos, por lo que en la Sierra de Espadán tienen unas condiciones idóneas para su desarrollo por la existencia de un sustrato de rocas ácidas (rodenos, con su color rojizo característico) que mantienen la humedad y que además de condicionar el cromatismo del paisaje determina la vegetación existente.
En nuestro ascenso nos encontraremos con una nueva bifurcación de la pista, aceptando la de la izquierda y podemos leer un cartel de la Generalitat Valenciana y programa europeo "Life".
Efectivamente la valiosa vegetación que cubre esta montaña ha hecho que la Conselleria de Medi Ambient la proteja con la figura de Microrreserva de Flora. En la misma se observan ejemplares de gran porte de alcornoques, carrascas y pinos; así como también algunos ejemplares de castaños aislados en su vertiente de umbría.
A medida que vamos cobrando altura observamos la pista que hemos ido dejando atrás y abajo, el pico de la Rápita enfrente, masa boscosa y pedreras, que nos van entreteniendo y hacen que estemos mas relajados, hasta que vemos una placa clavada en la roca que nos informa "Pico Espadán". La pista termina, en este punto, y a partir de aquí sufrimos un mayor desnivel por una senda muy estrecha y nuestro esfuerzo nos cuesta pues hay que aplicarse a fondo..., áreas abruptas con rocas que obstaculizan nuestro paso y nos obligan a caminar con esfuerzo y desequilibrio, ...las raíces que se cruzan de un lado a otro, en nuestro paso, junto con las rocas hacen las veces de escalones naturales que nos facilitan la dura ascensión hasta un collado con pinos y un pequeño claro , con marcas del sendero (amarillo y verde).

Aprovechamos para descansar, antes de acometer el último tramo y coronar la cima.

Nos animamos ya que vamos a alcanzar el pico de Espadán, pero aún queda lo mas difícil, pues los últimos 50 m son casi verticales y tenemos que apoyarnos con nuestras manos para ir ganando altura, hasta que por fin alcanzamos la cima del pico de Espadán (1.099 m), que si bien no es el pico mas alto de la Sierra de Espadán (lo es el pico de la Rapita con 1.106 m), da el nombre a esta Sierra, siendo el techo del sector oriental de este sistema montañoso y de cercana continuidad con la Rápita. Espadán es una montaña situada en el centro del Parque Natural lo que nos permite una completa panorámica desde esta privilegiada atalaya y de ella misma desde cualquier punto de la Sierra de Espadán.

El esfuerzo ha merecido la pena, ya estamos en el pico de Espadán, y con la excitación propia del momento nos movemos de N a S y de E a O, para escrutar el horizonte y observar lo que hay a nuestros pies (literalmente). Vemos Aín, el punto geodésico conocido como "La Torre del Pico de Espadán" de 1.042 m, al NO del pico Espadán y la Rápita, lamentablemente esta mañana está nublada, lo que nos impide ver las Islas Columbretes y Peñagolosa, ...así pues, hay que subir otro día.

Es un buen momento aprovechando el lugar y la vista que se nos ofrece, para disfrutar de un merecido descanso saboreando fruta y unas chocolatinas, que comparto con una senderista que ya estaba en la cima y que venía junto a su compañero desde el Barranco de Almanzor en Almedíjar. Hemos saboreado la cumbre, como si de un manjar se tratara y con nuestro ánimo mas sosegado, procedemos a descender de la misma, ahora por camino ya conocido. Precaución en el descenso y una vez en el collado poblado de pinos podemos ver que hay una fita de piedras en una bifurcación de sendas (a la derecha nos llevaría a la Nevera de Algimia, pasando antes por el punto geodésico de Espadán) nuestra dirección es hacia la izquierda, para regresar por donde hemos venido, se termina la senda y empieza la pista, hasta llegar a la segunda bifurcación de la misma y hacia la izquierda y abajo, pues nos dirigimos hacia la Fuente de la Parra, de aguas frescas y cristalinas, no en vano drenan en rodeno.

Continuamos nuestra caminata por la pista y cuando veamos una nueva bifurcación, nos inclinaremos hacia la derecha, un poco mas adelante encontraremos una placa clavada en la roca que nos informa que vamos a entrar en el sendero del Barranco de Agua Negra.

Pronto nos damos cuenta de la importancia de este barranco, frondoso en vegetación y senda un tanto salvaje, plagada de mosquitos a estas horas de la tarde, lo que incomoda la marcha.

Encajados en el barranco, con fondo rojo por el roquedal, podremos observar la abundante vegetación de roquedo silíceo en solana, helechos, plantas rupículas, endemismos vegetales y abundantes líquenes, como testimonio de la pureza del aire por estos lares.

Así pues las plantas que habitan en los roquedos, han sabido adaptarse a condiciones muy adversas, sin suelo ni agua, muy similares a las especies del desierto. Las hendiduras de los roquedos, actúan de pequeños santuarios donde se refugian numerosos endemismos botánicos.

Con toda esta explosión de vida y color a nuestro alrededor, vamos apurando el sabor de este magnífico Barranco de Agua Negra. Un águila vuela sobre nuestras cabezas. Varias sendas pedregosas y otras aéreas alcanzamos, hasta que vemos una gran fita de piedras en una bifurcación de sendas, protegida por el baladre. De nuevo, nos desviamos hacia la derecha (la senda de la izquierda viene del Barranco Malo, que será objeto de una nueva ruta) por senda irregular donde un arco triunfal creado por los enredos de los arbustos nos reciben como premio en esta dura ruta que culmina subiendo a la carretera, donde un mojón de piedra grabada informa del Barranco de Agua Negra.
Con precaución y en dirección hacia Alcudia de Veo, por la carretera, muy pronto nos encontramos de nuevo en la Fuente de la Calzada, donde se termina esta ruta realizada en solitario y que por su variedad e importancia recomiendo.