domingo, 10 de agosto de 2008

De regreso


Vista espléndida de la pista hacia la Nevera


Vértice Geodésico y la Rápita, en aproximación


Cumbre del Pico Espadán y poste con señal de ubicación


Riscos en el Pico de Espadán




Rocoso paisaje


Bifurcación de la senda y fita de piedras


Postal del Espadán


El Pico de Espadán, en aproximación


Placa informativa en el Vértice Geodésico



Vértice Geodésico


Divisamos la Torre del Pico Espadán o Vértice Geodésico del Espadán


Bella estampa de la vertiente del Espadán


Naturaleza salvaje


Vista del Pico de Espadan


Senda tortuosa


Senda y pinos rodenos


Nevera de Algimia, vista desde arriba


Nevera de Algimia




Alto del Nevero - Vértice Geodésico del Espadán - Pico Espadán - Nevera de Algimia

Esta ruta la localizamos en la carretera CV-215, en el tramo que transcurre entre Alcudia de Veo y Algimia de Almonacid. Pasamos el puente en dirección a Algimia y con cuidado , a nuestra izquierda, a unos 4 Km, nos encontraremos con una pequeña área recreativa con postes informativos de madera, que nos anuncian del Parque Natural de la Sierra de Espadán.
Desde el Collado de la Nevera, vamos a atravesar a lo largo, la vertiente del Pico de Espadán orientada al NO, cresteando por el Alto de la Pastora.

Sorprenden unas escaleras hechas por el hombre, con recursos naturales, que nos invitan a subir por ellas. Es el inicio de esta nueva ruta, que inmediatamente y de fácil acceso, nos lleva a la Nevera de Algimia (vemos poste de madera, que informa de su ubicación). Nevera, Nevero o Cava, Neveres o Cases de Neu.

Desde la época andalusí se encuentran referencias al uso de la nieve en la Península Ibérica, configurándose el moderno comercio de nieve en el último tercio del siglo XVI, posteriores y durante el siglo XVIII, hasta que a finales del siglo XIX, ya aparecen las primeras técnicas de fabricación artificial del hielo y la aparición de los electrodomésticos.

Esta Nevera es de construcción circular, con un gran pozo y cubierta (al igual que las otras de la Sierra de Espadán: Castro y Villamalur). En contraposición al otro tipo de construcciones al uso, denominadas ventisquer o clot, mas propias de la zona de Penyagolosa, Xodos, Vistabella y Aitana.

Se encuentra en perfectas condiciones de conservación. Típico emplazamiento en alto, en zona de umbría y aprovechando el relieve del terreno. Ya hemos visto que tiene dos aberturas: una ventana enrejada al nivel de la montaña donde está emplazada y otra superior, también enrejada. Ambas se utilizaban para permitir el acceso al interior, por donde se introduce y se extrae la nieve.
No nos cansaremos de mencionar la importancia que tuvo para la economía de estas tierras el comercio de la nieve, ya que fue una actividad que se extendió por las tierras de montaña como un complemento económico que se compaginaba con otras actividades. Y esto era así, especialmente, en aquellos lugares donde la agricultura de secano tenía pocas posibilidades de desarrollo productivo y gracias a los ingresos del comercio del hielo, tenían una ayuda indispensable durante el invierno al no haber trabajo en el campo.

La senda ascendente ya es visible a nuestra izquierda y en un tronco de pino rodeno, ya podemos ver las marcas de PR (blanca y amarilla) junto a marca verde. Pinos rodenos envuelven la senda en pronunciado desnivel y a medida que vamos progresando el desnivel es mayor.

Zigzaguea la senda, como si jugara con nosotros y con nuestras fuerzas, cada vez mas alargada y en continuo ascenso..., vemos troncos abatidos, que obstaculizan la senda y que nos obliga a saltar por encima de ellos; las fuerzas del viento deben de ser de mucha intensidad pues los pinos rodenos abatidos son de buen porte.

Algunas trincheras bien escondidas nos sorprenden, cuando nuevas marcas de pinturas de PR y verde, en las rocas próximas a la senda que llevamos, nos informan de la dirección correcta.

A nuestro paso más próximo toda la vertiente ha sufrido un fuerte azote del viento, pues como si estuviera desmontado el monte, así parece..., troncos y ramas esparcidos, por doquier, en un puzzle difícil de componer.

Ya podemos divisar el Pico de Espadán a lo lejos y en imaginaria línea recta; mas cercano a nosotros, el Vértice Geodésico de Espadán, sito en el Alto de la Pastora. Desde este punto aún nos quedan unos 30´ para alcanzar el Pico de Espadán.

Nos aproximamos al Vértice Geodésico (conocido técnicamente por "La Torre del Pico Espadán), de primer orden, para conocer este enclave y podemos observar que se trata de un cilindro, pintado de blanco, y de 120 cm de altura, montado sobre un pedestal de hormigón que ha sido recubierto de piedra para darle mas resistencia frente a los elementos.
Sobre el cilindro se coloca el instrumental topográfico para hacer mediciones. Forma parte de una red de triángulos de carácter planetario, cuyas coordenadas se han calculado con la mayor precisión posible. Se trata de una señal informativa y permanente, que podemos encontrar en el campo, y que nos indica la altura exacta de ese punto sobre el nivel del mar (No siempre están emplazados en la cota mas alta).
Este Vértice Geodésico está emplazado a una altura de 1.043,50 msnm cuando la cota mas alta y próxima es el Pico de Espadán (1.099 msnm) quizás porque el remate rocoso e irregular de la cumbre del Espadán lo haya hecho inviable.
En los Vértices Geodésicos existe una placa que indica lo que significa esta señal y avisa que la destrucción está penada por la ley; así pues como no podía ser de otra manera, disfruten de la panorámica, del encanto del paisaje, pero con respeto.
- Ficha Técnica:
Ubicación: Alcudia de Veo
Provincia: Castellón
- Coordenadas Geográficas:
Longitud: -0º 22´ 48,07780"
Latitud: 39º 54´ 25,70300"
Compensación: 01/06/1991
Altitud sobre el Nivel del Mar: 1.043,50 m

- Descripción:
Horizonte GPS - Despejado
Altura Pilar: 1,20 m
Altura Último Cuerpo: 0,20 m
Diámetro Pilar: 0,30 m
Ancho Último Cuerpo: 1,00 m
Nº de Cuerpos: 4
Altura total de los Cuerpos: 3,10 m

Volvemos a retomar la senda que habíamos abandonado para continuar nuestra ruta lineal hasta que nos encontraremos una bifurcación de la senda junto a una gran fita de piedras, con la indicación de "pista", rechazando la senda de la derecha, pues nos llevará al Collado de Algimia, conectando con la pista que une los Collados de Ibola y de la Nevera.
Así pues, seguimos hacia la izquierda, rechazando la senda de la derecha y fita.

Pasamos entre dos notables pinos y viendo cercana la cima del Espadán, nos animamos frente a las dificultades con que nos encontramos para alcanzar la misma. Necesitaremos utilizar las manos en alguna ocasión pues los inclinados riscos y abundantes rocas complican la estabilidad, obligándonos a pasos cortos, lentos pero firmes.
Nuestros esfuerzos tienen su recompensa cuando conseguimos alcanzar la cima del Pico de Espadán (1.099 msnm). En primer lugar vemos a la izquierda un poste de madera con marca de pintura verde, con flecha direccional (ilegible) y señal de ubicación; a la derecha grandes y agudos riscos. Y en frente, en cota mas elevada, recortada en el cielo azul,... la cumbre, la cima..., muy rocosa con una señal mixta, poste de hierro y flecha de ubicación de madera, que informan del Pico de Espadán.
Desde la cumbre la panorámica, es grandiosa, a los cuatro puntos cardinales. Oteamos nuestro recorrido y podemos observar como se distingue el Vértice Geodésico, así como la vertiente del Espadán.
Regresamos sobre nuestros pasos, extremando aún más nuestras precauciones pues el descenso es peligroso (no podemos utilizar las manos para apoyarnos) y nuestros bastones y la ayuda mutua, nos permiten salvar los obstáculos naturales. De nuevo, los dos enormes pinos nos flanquean, ahora antes de la bifurcación de la senda; dejaremos la senda de la izquierda y fita de piedras, para continuar hacia la derecha.

Crestea la senda conocida, pasamos por el Alto de la Pastora, Vértice Geodésico (a nuestra izquierda) para ir descendiendo con mucho cuidado por el Alto del Nevero hasta la misma Nevera y área recreativa, donde finalizamos la ruta de esta semana, interesante y novedosa.
Senderistas: Vicente Gimeno y el autor.