domingo, 9 de marzo de 2014

Castillos, Torres y Fortalezas de la Sierra de Espadán: Torre del Pilón


La Torre del Pilón, se encuentra sobre la pequeña loma (Cerro de Matet) que domina la población de Matet, y a cuya falda se extiende el casco urbano. Su solitaria y esbelta figura, a la par, que elegante y orgullosa preside el paisaje.

La localidad de Matet se halla ubicada en la comarca del Alto Palancia (Castellón) y su término municipal se encuentra parcialmente incluido dentro del Parque Natural de la Sierra Espadán.

La Torre es de origen netamente islámico, su cuerpo es cilíndrico con base de seis metros de diámetro y una altura de trece metros, la fábrica es de mampostería y su remate superior ha desaparecido.

Dispone de un acceso principal ligeramente elevado (construcción defensiva para evitar su asalto) por el que se accede por una escalera exterior fija (en la actualidad).

Se encuentra parcialmente restaurada tanto en su estructura principal como en el interior.

La Torre del Pilón formaba parte de la red de alerta del Castillo de Almonecir, al carecer Matet de castillo propio, comunicándose los centinelas con señales luminosas (fuego y humo).

Es oportuno recordar que en la Edad Media la palabra castillo no se refería sólo a una fortaleza defensiva sino también al territorio sobre el cuál se extendía la jurisdicción de un señor, territorio en el cuál se encontraban varias alquerías o poblaciones. Así pues el término del Castillo de Almonecir estaba formado por los actuales municipios de Algimia de Almonacid, Matet, Pavías y Vall de Almonacid, con una extensión aproximada de 71 km2, razón por la que estas poblaciones carecían de castillos propios y se limitaban a mantener  torres de vigía que formaban la red de alerta de Almonecir.

Su reconquista al rey Zeit Abú Zeit, se efectuó en 1238, ya que en esta última fecha fue cedida por el monarca Jaime I al Obispo de Barcelona y canciller real Berenguer de Palou, junto con todos los pueblos y fortificaciones del Castillo de Almonecir, con todas sus tierras, aldeas y habitantes como recompensa por la ayuda recibida en la conquista del reino de Valencia.

Los tiempos vividos eran propicios a cambios contínuos, así pues, hubieron confusos intercambios, donaciones y permutas de propiedades que caracterizaron los primeros años de la Reconquista en estas tierras y nos encontramos con la noticia de que algunos años más tarde, en 1260, el mismo Jaime I (que castiga al Obispo de Barcelona por una cuestión personal y privada) vuelve a donar las mismas propiedades al noble Pedro Martín de Luna.

Posteriormente ostentarían la titularidad de Señores de Matet, el Duque de Sessa, la Corona de nuevo, Condes de Aranda y la familia Urrea.

La población sufrió como ya conocemos y fue escenario de diversas acciones durante la rebelión, protagonizada por los últimos mudéjares valencianos contra la orden de Carlos I de España y V de Alemania (Rey de España y Emperador de Alemania) de que se convirtieran al Cristianismo y que culmina, con el asalto final el 19 de septiembre de 1526 a la Sierra por parte de las tropas cristianas, en la denominada Guerra de Espadán.

En Vall de Almonacid, con fecha 18 de abril de 1582, se otorga Carta Puebla del lugar de Matet por D. Juan Ximénez de Urrea y Dª Juana de Enriquez (Condes de Aranda) ante Francisco Marino y Pedro Monçonis o Montsonis, aunque tuvo una primera anterior hoy desaparecida.

UBICACIÓN: Matet (Castellón). COMARCA: Alto Palancia. ESTILO: Arquitectura Islámica. USO PRIMITIVO: Defensivo - Edificios militares - Torres defensivas - Torres vigías. CATEGORÍA: Monumento. Siglo: XI.  CLASIFICACIÓN: Bien de Interés Cultural. ESTADO: Bajo la protección de la Declaración Genérica del Decreto de 22 de abril de 1949 y la Ley 16/1985 sobre Patrimonio Histórico Español.      ANOTACIÓN MINISTERIO: R-I-51-0009951.

ALTITUD:  603 msnm COORDENADAS:  Lat. Long. (WGS84) 39.938640 -0.46861700

Enlaces:
- Álbum fotográfico

Bibliografía:
- Grupo MSJ


1 comentario:

Emilio dijo...

¡Hola Juanjo! Acojo con gran alegría esta nueva entrada tuya. Es una señal excelente, además de interesante e instructiva.
Un fuerte abrazo, amigo.