domingo, 20 de julio de 2008

Inscripción Romana


"Camino Privado de Marco Baebio Severino"

Piedra viva, Inscripción Romana


Inscripción Romana, flechas direccionales


Barranco de Agua Negra


Vegetación en el Barranco de Agua Negra


Senda aérea


Baladre, Nerium oleander


Por el Barranco de Agua Negra


Al Barranco de Agua Negra (sendero)


Fuente de la Parra





Camino forestal


Alcornocal, Quercus suber


Contrastes


Roquedo


Senda por el Barranco Malo, fita de piedras y sombra del autor


Exuberante vegetación en el Barranco Malo


Por el Barranco Malo


Bifurcación de barrancos, Agua Negra y Malo - Fita de piedras


Sendero rocoso


Arco de triunfo natural


Barranco de Agua negra


Barranco de Agua Negra - Barranco Malo - Fuente de la Parra - Barranco de Agua Negra - Inscripción Romana

En esta fabulosa ruta circular, vamos a conocer unos barrancos magníficos y como punto de descanso e intervalo entre ellos, la Fuente de la Parra, y, además, por si fuera poco conoceremos (al final de la ruta) el lugar exacto donde se encuentra una inscripción romana y revelaremos, como primicia, su traducción al castellano.

Esta ruta se inicia en la carretera CV-215, en el tramo que nos llevará desde Alcudia de Veo a Algimia de Almonacid. Por esta carretera hasta que veremos una serie de flechas direccionales de madera a la derecha de nuestra marcha y una a la izquierda que indica Fuente de la Calzada. Llegados a este punto y con cuidado aparcaremos el vehículo en el arcén, junto a la flecha de la Fuente de la Calzada.

Continuaremos caminando por la carretera y por el arcén izquierdo, en dirección a Algimia de Almonacid hasta que muy pronto encontraremos un mojón de piedra, donde informa del Barranco de Agua Negra (sus letras casi imperceptibles).

Nace a la izquierda, desde la carretera este camino, que empieza parcheado por la unión con la mencionada carretera y que desciende hasta el lecho del Barranco de la Hoya. Iniciamos la caminata y nos adentramos en el Barranco de Agua Negra, donde muy pronto disfrutamos del entorno que nos rodea, pues su vegetación es densa y abundante.

La senda que se abre delante de nosotros está clara y bien definida, aún cuando a veces se estrecha, serpentea y se ve protegida por la vegetación. El cromatismo predominante, es verde, en distintas tonalidades que se van alternando y dos arcos triunfales de vegetación nos dan la bienvenida, mientras vamos remontando el barranco. Habremos recorrido un pequeño tramo del Barranco de Agua Negra cuando hayamos alcanzado un cruce de sendas en forma de "Y" . Una gran fita de piedras nos está indicando que hay que desviarse por la senda de la derecha para ir por el Barranco Malo.

Este mismo punto volveremos a visitarlo cuando regresemos de nuestra ruta circular y lo haremos viniendo por la senda de la izquierda.

Vemos al principio una pequeña cabaña de piedra en seco, que aprovechando un bancal, nivela su techo. Pronto nos damos cuenta que este barranco es mas salvaje y de una vegetación mas exuberante que el Barranco de Agua Negra. Sendas pedregosas y aéreas - a veces - con fuertes desniveles y con piedras sueltas, que nos hacen extremar nuestras precauciones, para evitar caídas. Nuestra senda va alternando de ladera izquierda a ladera derecha, varias veces, no hay pérdida si nos vamos fijando en las marcas (algunas veces de pintura y otras con fitas de piedras) que nos van indicando la dirección correcta. El contraste de luces y sombras es espectacular, pues vamos caminando a la sombra de los árboles y de la vegetación y fuera del barranco, el Sol, ilumina las montañas.

Vamos observando alcornocales a nuestro paso y una senda que asciende fuerte y con piedra suelta, nos saca del lecho del barranco, llevándonos a una pista que sube por el collado y en un cruce, tomaremos el camino de la izquierda donde nos espera un repecho, y al final del mismo un desnivel importante nos llevará sin desvíos a la Fuente de la Parra. Podemos observar a nuestra izquierda y abajo un pequeño corral, que está bastante próximo a la pista por donde se desciende al Barranco de Agua Negra (a nuestro regreso).

Estamos por la pista que desciende del collado (un tramo está parcheado) y vemos unos cerezos junto a la pista dibujando una de las curvas, algunos notables Quercus flanquean la pista cuando alcanzamos la Fuente de la Parra.

Han transcurrido, poco mas de dos horas, desde que iniciamos la caminata hasta esta fuente.

Nos refrescamos y tomamos fruta, descansando un poco, antes de reanudar esta caminata. Coincidimos, con un grupo de ciclistas y de senderistas, en este pequeño oasis de la Sierra de Espadán. Sombra y agua fresca pues la Fuente de la Parra - drena por rodeno - y es todo un lujo a estas horas de la mañana.

Efectuado este intervalo, regresamos sobre nuestros pasos por la pista ya conocida, hasta que llegando a una bifurcación de la misma, rechazaremos ir hacia la izquierda y arriba (por donde habíamos venido) para tomar este desvío a la derecha y abajo, que nos conducirá al sendero del Barranco de Agua Negra (flecha de madera a la izquierda y placa en la roca a la derecha).

Descendemos por una escalera hecha con piedras y el sendero se abre delante de nosotros serpenteando por el barranco, unas preciosas sendas aéreas nos esperarán y el baladre nos acompaña, roquedos alrededor y multitud de plantas rupícolas, lirios y líquenes. La vegetación es abundante, hiedras enredaderas,... la vista no sabe donde posarse. Cuando llegamos a los arcos triunfales de vegetación y arbustos entrecruzados ya estamos saliendo del Barranco de Agua Negra, hasta que alcanzamos el punto de inicio de esta ruta, el mojón de piedra junto a la carretera.
Aún queremos satisfacer más nuestra curiosidad y regresamos, por el arcén de la izquierda y por la carretera, en dirección a Alcudia de Veo, a la altura de la Fuente de la Calzada pues hay una flecha de madera que informa de "Inscripción Romana".
Así es, sin movernos de esta carretera y por el arcén de la izquierda y hacia Alcudia de Veo, muy pronto al pasar un curva, a unos 200 m desde la Fuente de la Calzada, se lee en un saliente de piedra viva de unos 3 m de altura, su traducción, del latín al castellano, es:
"Camino Privado de Marco Baebio Severino"
La inscripción se lee a duras penas, pues la piedra viva está muy erosionada.
Con la emoción y alegría de haber completado esta ruta tan variada como hermosa, damos por finalizada la ruta de esta semana.
Senderistas: Vicente Gimeno y el autor.